martes, 19 de abril de 2016

"Panamá Papers": la "cocina" de una nota

"Panamá Papers": Magnetto, Amalita, Pérez Companc, Eurnekián, Pagani, Coto, Bulgheroni, Madanes, Roemmers, Garbarino, Belocopitt, Mastellone, Tabanelli, De Narváez, Garfunkel... Al menos 15 grandes empresarios argentinos figuran con sociedades offshore a su nombre, o vinculados de manera directa en los documentos que integran la investigación "Panamá Papers".

Estos grandes empresarios locales controlan, en total, más de 40 compañías en paraísos fiscales. La mayoría se crearon en Islas Vírgenes Británicas o Panamá, Bahamas o las Seychelles durante los últimos cinco años, en coincidencia con la imposición del "cepo cambiario" en la Argentina.

Así surge de los documentos del estudio panameño Mossack Fonseca, que detectó y analizó LA NACION en el marco de la investigación impulsada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y el diario alemán Süddeutsche Zeitung.

El resto de la nota (que, anticipo, es MUY larga -tiene unas 315 líneas, lo que equivale a más de dos veces la extensión de un texto habitual), puede leerse acá.

Pero, ya que "Panamá Papers" me llevó a contar algunos detalles de la "cocina periodística", aprovecho y anticipo algunas preguntas esperables:

- ¿Por qué recién ahora publicamos esta nota? Porque tuvimos que analizar cada caso, descartar los "falsos positivos" (por ejemplo, homónimos de otros países, que los hay), llamar a cada uno, esperar sus respuestas (y en ciertos casos que mostraran sus declaraciones juradas), etc.

- ¿Por qué no la publicamos anteayer, domingo? Porque, entre otros factores, la desaparición de Jorge Chueco, abogado de Lázaro Báez e imputado en la "ruta del dinero K" alteró todos los planes y nos llevó a adelantar la nota sobre él (el link, acá).

- ¿Por qué la publicamos hoy, pero no fue a la tapa de la edición impresa? Porque. entre otros factores, el procesamiento a última hora de Báez y la citación a indagatoria de Echegaray también trastocó todos los planes (y forzó el levantamiento de varias (4) notas para que esto pudiera entrar; entre otros textos, el que informaba sobre la denuncia de la Procelac contra Grindetti por "Panamá Papers").

- ¿Por qué lo publicaron hoy en vez de esperar al domingo próximo? Porque todos los periodistas que integramos el proyecto "Panamá Papers" debemos compartir la información en una página encriptada. Ergo, mucha de la información que integra esta nota ya estaba disponible para los restantes 400 periodistas alrededor del planeta. Y si algo de esta información salía en otro punto del planeta antes que en nuestro diario, ¿no nos hubieran acusado de intentar encubrir, por ejemplo, a Magnetto o a algún otro empresario?

- ¿La publicación de esta nota implica un malhacer de alguno de los empresarios identificados? No necesariamente (y, a título personal, me parece que no en la mayoría de los casos), pero eso dependerá de un análisis caso por caso que deberá iniciar la AFIP y, llegado el caso, también la Procelac y la Justicia.

- ¿Por qué planteo que "no necesariamente"? Porque me parece que como pauta general, quien pretende evadir o hacer otra trapisonda, no se presenta en Mossack Fonseca con su nombre y apellido a armar una sociedad offshore. Por el contrario, se oculta detrás de un apoderado y crea una firma con acciones al portador. De hecho, ÉSE es el gran desafío de los "Panamá Papers": las sociedades controladas por otras sociedades, controladas por otras sociedades, en las que aparece sólo el nombre de una apoderada de nacionalidad centroamericana (que aparece en otras 100 sociedades idénticas) y que abren una cuenta bancaria en algún paraíso fiscal. ¿Quién o quiénes están detrás de esas sociedades? That is the REAL question.

Si surge alguna otra pregunta, ampliaré este post.

Saludos,

viernes, 15 de abril de 2016

Panamá Papers - se va la tercera

Durante las últimas 24 horas recibí varias consultas sobre nuestro trabajo en los "Panamá Papers", en particular desde que Le Monde publicó un artículo de su corresponsal en Buenos Aires en los que, sin consultarnos, especuló sobre nuestro trabajo e incluso sobre nuestras reacciones emotivas ante ciertos hallazgos. En particular, al detectar al presidente Mauricio Macri y a accionistas del diario LA NACIÓN en los documentos.

A eso se sumó que Le Monde publicó otro artículo, centrado en la operatoria de dos fundaciones, que a su vez conecta con dos sociedades en Seychelles, que a su vez acerca de algún modo a los Kirchner. Ese artículo fue levantado por algunos portales y diarios argentinos, pero no por LA NACIÓN. Y, obvio, también nos criticaron y nos critican por eso.

Vamos por partes:

1. ¿Fuimos "suaves" con Macri? Sólo publicamos la información que encontramos y verificamos sobre una (1) sociedad y los vínculos del holding de Franco Macri con otra (1) sociedad. Si luego otros periodistas, blogueros y tuiteros quieren decir que hay 1000 sociedades, 50 cuentas bancarias o 3 elefantes, es cuestión de ellos. Nosotros sabemos qué hay HASTA AHORA en los "Panamá Papers" (recuerden que el material sigue llegando por oleadas y no descartamos novedades). Y algo más: fuimos nosotros quienes encontramos el material, alertamos al resto de los colegas del Proyecto, quienes verificamos todo y publicamos al respecto. Y no sólo eso: me presenté DOS (2) veces en Tribunales, a declarar como testigo en la causa penal que se inició y a aportar documentación. Cientos de páginas. Palabras vs hechos concretos.

2. ¿Fuimos "suaves" con los Kirchner? Al igual que con Macri, sólo publicamos la información que encontramos y verificamos sobre la llamada "ruta del dinero K". Si luego otros medios, periodistas, blogueros y tuiteros quieren decir más, es cuestión de ellos. Y al igual que con Macri, nosotros sabemos qué hay HASTA AHORA en los "Panamá Papers" (e, insisto, recuerden que el material sigue llegando por oleadas y no descartamos novedades). Otra vez, palabras vs hechos concretos.

3. ¿Fuimos "suaves" al informar que accionistas de LA NACIÓN aparecen en los "Panamá Papers"? Si Le Monde nos hubiera consultado a nosotros o a ICIJ antes de publicar lo que publicó, habría sabido que: 
- lejos de resultarnos incómodo, de inmediato avanzamos para publicar; 
- hasta donde sabemos, somos el primer diario en la historia argentina que informa sobre sí mismo a sus lectores en este tipo de coberturas investigativas;
- hay al menos otros dos diarios que integran el proyecto "Panamá Papers" en similares situaciones y aún NO publicaron al respecto. Ergo, ¿nos critica a nosotros porque sí publicamos (¡y sólo se enteró y pudo especular y opinar al respecto porque se enteró gracias a nosotros!), pero nada dice de los dos diarios que aún no explicitaron su situación?
Otra vez, palabras vs hechos concretos.

4. Dado que Le Monde publicó lo que publicó sobre CFK, restan dos comentarios:
- a través de un mail enviado a todos sus colegas involucrados en "Panamá Papers", Le Monde aclara que ellos no dijeron lo que parte de la prensa argentina publicó que dijeron.
- dado que nosotros, desde LA NACIÒN, sabemos qué hay al respecto y NO publicamos nada, ¿también publicarán el Süddeutsche Zeitung o Le Monde que fuimos "suaves" con los Kirchner? ¿O eso no cuadra con los preconceptos de los periodistas de esos medios que NO son parte del proyecto "Panamá Papers", que NO consultaron al respecto a sus colegas de sus propios diarios que sí integran el proyecto y tampoco, insisto, llamaron a ICIJ ni a nosotros para consultar?

Lo que hicimos e intentamos hacer es PERIODISMO. Sólo publicamos lo que sabemos, nos consta, verificamos y podemos probar. Porque hay una máxima del periodismo gringo que dice: "If you don't know, DON'T GO". ¿Traducción libre? SI NO SABÉS, NO TE MANDÉS.

Hasta la próxima aclaración (aunque espero que ya no sea necesario postear otra).

pd1: por suerte falta muy poco para que ICIJ abra los "Panamá Papers" a otros colegas argentinos, lo cual esperamos que reduzca las especulaciones locas y sospechas injustas sobre nuestro trabajo.

pd2: ¿toda la información se subirá algún día a Intenet para que cada busque lo que quiera? ICIJ ya comunicó que en mayo subirá una primera oleada de documentos, pero la decisión final sobre todo el material es del propio ICIJ.

lunes, 11 de abril de 2016

Panamá Papers - nueva aclaración

Vamos de nuevo con otra aclaración.

Hoy fui a Tribunales a declarar como testigo en la investigación sobre la sociedad off shore, Fleg Trading, en la que aparecía el Presidente Mauricio Macri como director.

Precisiones / aclaraciones varias:

1. Aporté toda la documentación que encontramos en "Panamá Papers" (sobre esa sociedad).

2. Expliqué cómo fue la investigación (cuándo nos convocaron, cuándo encontramos esa sociedad, cuándo llamó ICIJ a Presidencia, cuándo llamamos nosotros, etc).

3. Me preguntaron si habíamos detectado quiénes eran los accionistas; respuesta: no surge de los documentos que encontramos.

4. Me preguntaron si habíamos detectado cuentas bancarias vinculadas a Fleg Trading; respuesta: no surge de los documentos que encontramos.

5. Me preguntaron si habíamos detectado datos sobre negocios en Brasil de Fleg Trading; respuesta: no surge de los documentos que encontramos.

6. Me preguntaron si habíamos detectado otra información relevante; respuesta: hay información que puede obtenerse de (y debe pedirse a) el Registro Público de Panamá, al Banco Central de Panamá y a las autoridades tributarias de Panamá, lo mismo que en Bahamas.

7. Me preguntaron si habíamos detectado otras sociedades; respuesta: encontramos una sociedad "Macri Group", de la que entregué documentación.

¿Por qué no publicamos sobre "Macri Group" en el diario LA NACIÓN? Porque HASTA AHORA (y llevamos unos meses) de los "Panamá Papers" no surge NINGÚN vínculo directo con el Presidente. Consultada Presidencia, los voceros negaron un vínculo con esa sociedad, aunque seguimos investigando (y aparecen algunos vínculos con el viejo Grupo Socma de Franco Macri).

¿Puede tener el Presidente Macri un vínculo con esa firma? Sí. ¿Puede ser un "falso positivo"? También. ¿Puede ser un caso de homonimia? Sí (de hecho, nos ha pasado en anteriores ocasiones, no en esta, con el apellido "Kirchner"). ¿Pueden surgir más vínculos? Sí (y en eso estamos).

¿Por qué insisto, una y otra vez, en el "HASTA AHORA"? Porque seguimos hurgando por vínculos. Y el material de "Panamá Papers" sigue creciendo. Así que puede que encontremos algún lazo por fuera (otras fuentes documentales, testimonios o Google) o por dentro (nueva información interna de Mossack Fonseca).

¿Por qué lo informé a la Justicia? Porque es preferible que sepa e investigue esa sociedad, que pida informes, que envíe exhortos y determine si es, en efecto, de los Macri y si el actual Presidente mantiene un vínculo directo o indirecto con dicha sociedad.

AGREGADO DEL MARTES 11: nota publicada en LA NACIÓN, acá.

domingo, 3 de abril de 2016

Sobre ICIJ, los "Panamá Papers" y la Argentina

Visto el "ruido" generado durante las primeras horas de publicación de "The Panamá Papers", acaso sirvan algunas aclaraciones:

1. Los únicos medios de la Argentina que analizaron el material durante el último año fueron LA NACIÓN y Canal 13 (y sólo Canal 13, no el diario Clarín, ni Radio Mitre).

2. Todos los demás medios argentinos, aunque no consignen el crédito, levantan el material que publica LA NACIÓN, Canal 13 o que circula por Internet.

3. ¿Qué circula en Internet? El material que subieron otros medios convocados por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) en inglés, para analizar el material.

4. La investigación comenzó hace un año, cuando un grupo de periodistas nos reunimos en la redacción del Süddeutsche Zeitung, en Munich. Entre otros, profesionales de The Guardian, Le Monde, Miami Herald, L'Espresso, BBC, LA NACION, Canal 13 y algunos pocos más. (Ya sobre el final del proyecto, éramos 370 periodistas de más de 100 medios de todas partes del mundo)


5. La información es INMENSA: unos 11,5 millones de documentos internos de Mossack Fonseca, la mayor empresa creadora de sociedades fantasma en paraísos fiscales de todo el mundo. Equivale a 46 veces el material disponible en Wikileaks.

6. Analizar el material consumió meses. Sólo en la Argentina combinó los esfuerzos de Mariel Fitz Patrick (por Canal 13), Iván Ruiz, Maia Jastreblansky, Ricardo Brom y Romina Colman, entre otros (por La Nación).

7. ¿Por qué hay material que sale en otros países antes que en la Argentina y viceversa? Porque resulta de interés periodístico en varios países. ¿Un ejemplo? El diario inglés The Guardian empezó por el premier ruso, Vladimir Putin, porque la ruta del dinero pasaba por Londres. ¿Otro? El español El Confidencial optó por Lionel Messi porque, aunque argentino, afronta una acusación penal por presunta evasión del fisco español. ¿Otro más? ABC de Paraguay comenzó por el presunto pago de sobornos a dirigentes de la Conmebol, porque la sede de esa entidad es en Paraguay.

8. ¿Las publicaciones ya están planificadas? Sí y no. Dado que el lanzamiento mundial se acordó para el domingo 3 de abril por la tarde (hora argentina), LA NACION decidió comenzar con una publicación general en su website, detallando hallazgos generales y un anticipo de los principales argentinos involucrados. La idea era empezar a publicar material más profundo en la edición papel del lunes sobre el Presidente Mauricio Macri y, también, Messi. Pero en la era de Internet, las revelaciones de otros medios, como El Confidencial, nos obligaron a adelantar el material completo sobre Messi, mientras que la Casa Rosada difundía un comunicado con su posición y también nos obligó a reformular nuestra cobertura.

9. ¿Cuántos días se publicará material? Dependerá de múltiples factores. El primero, el interés de la audiencia; también, la competencia con otros temas calientes (y hay varias coberturas calientes ya en marcha o por comenzar), entre otros.

10. ¿Se difundirá la información completa vía Internet? Esa es una decisión que depende sólo de ICIJ y del Süddeutsche Zeitung, al punto que TODOS los periodistas que fuimos convocados a Munich firmamos un acuerdo de confidencialidad por el que NO podemos pasar esa información a otros periodistas o medios de comunicación, ni subirlos a Internet.

11. ¿Por qué esa reserva? Entre otros motivos, y al igual que ocurrió en Wikileaks o la filtración sobre las cuentas en Suiza del HSBC, hay información sensible. ¿De qué tipo? En Wikileaks, por ejemplo, aparecían los nombres reales y ficticios de agentes encubiertos de la DEA en operaciones contra el narcotráfico. Publicar esos cables quizá hubiera significado la muerte de esos agentes o, cuanto menos, el fin de los operativos. ¿Otro ejemplo? Difundir la lista completa de los titulares de cuentas bancarias en Suiza, sin importar si tenían montos bajos y no eran personajes públicos hubiera dado una lista de potenciales victimas a secuestradores y secuestradores virtuales. (Y prefiero bancarme acusaciones de supuesto "encubrimiento", que no es tal, que cargar con una potencial muerte o secuestro sobre mi conciencia).

AÑADIDO I

12. ¿Por qué se publicó AHORA este material y no antes? Porque el material es, reitero, INMENSO y tomó meses analizarlo (y aún no lo hemos terminado). Y porque para acceder a la info hay que firmo un acuerdo con ICIJ por el cual se determina que ICIJ fija la fecha de publicación mundial. Primero iba a ser el 15 de noviembre pasado (fecha por la que bregamos los argentinos dada la campaña electoral), pero la cantidad de material forzó la postergación a febrero, luego a marzo y, por último, a hoy, 3 de abril.

13. ¿Podíamos publicar algo antes? Sí y no. Como poder, podíamos. Pero hubiera significado violar un acuerdo de confidencialidad, romper la palabra acordada y convertirnos en parias del periodismo global. Al principio hubiéramos gozado de los frutos de corto plazo. Pero a la larga hubiéramos sufrido las consecuencias. Y, además, aún acelerando a fondo, mucho del material pudimos detectarlo y analizarlo durante las últimas semanas. De hecho, A MACRI RECIÉN LO ENCONTRAMOS EL 8 DE DICIEMBRE. Reitero: es Wikileaks multiplicado por 46: unos 2.6 terabytes de información. Y hay que encontrar las agujas en un pajar de 11,5 millones de documentos (si cada documento fuera de apenas 1 pàgina, y un 1 libro promedio es de 300 páginas, el equivalente a "peinar" 38.333 libros). Y reconstruir los rompecabezas.

AÑADIDO II:

14. ¿Debimos publicar antes la historia sobre Macri? Insisto y profundizo el punto 13: para acceder al material firmamos un acuerdo que estipuló que ICIJ definía la fecha de publicación mundial. Eso nos permitió organizarnos a todos los periodistas involucrados alrededor del orbe, aunque a veces resultó un "corset". Porque la fecha inicial era el 15 de noviembre (justo antes de la 2da vuelta electoral; fecha que queríamos los argentinos), pero luego se postergó y quedamos atados. Y no es la primera vez que nos pasa. Cuando analizábamos las cuentas del HSBC en Suiza, la AFIP de Ricardo Echegaray comenzó a difundir esa información de manera tergiversada y manipulada. Nosotros pedimos entonces poder adelantar nuestra publicación para revelar toda la información sobre el HSBC (no sólo lo que Echegaray manipulaba) y la respuesta que recibimos de ICIJ fue negativa. mantuvo la fecha de difusión mundial ya acordada y debimos esperar. Acá pasó algo similar. ¿Queríamos publicar antes? Sí. ¿Podíamos? No. ¿Habríamos publicado antes si en vez de una sociedad offshore vinculada a Macri hubiera aparecido una cuenta secreta de los Kirchner o de Daniel Scioli en plena campaña electoral? La respuesta es la misma: no.

15. Derecho de defensa: algunos se sorprenden que le "avisamos" a Macri sobre nuestra publicación. De hecho, llamamos a TODOS. También a Messi, al socio de Cristóbal, a Muñoz, a Grindetti, como así también a otros sobre los que aún no publicamos. Lo mismo hicieron TODOS los periodistas involucrados. Es una premisa de trabajo: antes de publicar se da la oportunidad al investigado de que explique lo que quiera explicar (o que no explique y ya). Lo mismo, en suma, que hago cada vez que escribo sobre alguien para LA NACION en mis investigaciones diarias.

16. La otra sociedad de Macri: ahora salió a la luz otra sociedad de los Macri en Panamá, Kagemusha SA. Y ya vi algunos que criticaban que no hubiéramos publicado sobre esa firma. Simple: nosotros revisamos los 11,5 millones de documentos internos de Mossack Fonseca. Y esa sociedad NO fue creada ni administrada ni tiene vínculo alguno con Mossack Fonseca. Ergo, no está dentro del material que revisamos durante meses porque se creó y administró por otro estudio.

17. Y en cuanto al comentario del corresponsal en Río de Janeiro del Süddeutsche Zeitung (que al parecer se sorprendió porque LA NACION y Clarín fueron supuestamente suaves en su cobertura sobre la sociedad offshore de Macri, aunque él NO tuvo acceso a la información de la redacción central del Zeitung y nosotros sí), sólo diré que lo mismo ocurrió con la sociedad Val de Loire. Los colegas del Zeitung estaban obsesionados con decir que pertenecía a Cristóbal López o, incluso, a los Kirchner. Al igual que sobre ciertos datos que surgían sobre Nevada y Lázaro Báez, que de inmediato querían pegar a los Kirchner. En ambos casos, nosotros les pusimos un freno a los colegas del Zeitung. Y fue necesario aclararlo varias veces. Si vamos a contar, contemos todo.

Si resultan necesarias más aclaraciones, ampliaré este post.

AÑADIDO DEL MIÉRCOLES 6/ABRIL, A LAS 22.45:

ICIJ acaba de subir a Internet sus respuestas a las preguntas más frecuentes. El texto confirma varias de las aclaraciones que publiqué durante los últimos días, las complementa y/o enriquece. El link a ese texto (en inglés), acá.