martes, 15 de septiembre de 2009

Setecientos mil uno, setecientos mil dos...


Y sí, en algún lado tenían que contar los billetes.

Fue ahí. En la oficina que estás detrás de esa puerta y ese ventanal vidriado en el que apenas se ve el logo de la Aduana.

Queda en el Aeroparque, a metros del "sector A1" de la terminal.
Por allí pasaron Alejandro Antonini y su entonces compinche de vuelo, Daniel Uzcátegui.
Claudio Uberti, mientras tanto, fatigaba un par de teléfonos celulares (hay un número que aportará una sorpresa en cualquier momento...) y enfilaba hacia la Quinta Presidencial de Olivos.

Preguntilla incómoda: ¿no les suena raro que hayan contado US$ 790.550? ¿Por qué no 790.000 ó 791.000 dólares? O, para el caso, ¿US$ 800.000?

¿O es que hubo algo raro? Hay más información para este boletín, pero en el libro (no vas a creer que te viá contar tutti en el blog, ¿no?).

1 comentario:

  1. todo esto es un compló de los yankis de Busch. mentiroso!!!!

    ResponderEliminar